Andoni Sarriegi: Diario de un vago


Si no fuera por las mujeres, el mundo estaría lleno de señores.

¿Quién ha dicho amor? Para disfrutar del sexo, ni siquiera hace falta atraerse.

A mí no me gustan las fiestas porque me pongo perdido de gente.

–¿Tú tienes hijos?
–No, no... Yo tengo padres.

Palabras de una compañera de trabajo en la fábrica de catering: “Yo prefiero la grasa de una cocina al polvo de un banco”.
***

NOTA BIOGRÁFICA
 Andoni Sarriegi debutó como plumilla a finales de 1988 en calidad de cronista de tribunales y sucesos del diario mallorquín Última Hora. Desde entonces, sus artículos han aparecido en más de 40 publicaciones, 45 para ser más exactos, entre ellas el órgano de combate Estel Negre, el catálogo del congreso Madrid Fusión, la guía Gourmetour y los rotativos Información (Alicante), Levante (Valencia) o Diario de Mallorca. Tras titularse en Hostelería en 1996, se centró en el periodismo gas-tronómico, especialidad que al menos le ha dado de comer relativamente bien. En total, treinta años de bandazos, emociones hedonistas, trabajo artesano, pre-cariedad laboral… y absurdos banquetes. Es redactor del Grupo Gourmets desde 2003 y editor del blog Ajonegro desde 2011. Presume de ser el único inspector culinario que ha llegado a un tres estrellas haciendo autoestop. Este ramillete de aforismos o diario de disparates –que empezó a publicarse por entregas en la revista literaria La Bolsa de Pipas– ha sido escrito, sin prisa ni esfuerzo algunos, entre 2002 y 2018. El autor aconseja leerlo como si fuera un libro de pintxos.
***
Disponible: 10,40 euros