Ballerina Vargas Tinajero: Antolejía. Poemas para limpiar el váter.


Lo mío no es normal

Hablo sola más que con la gente
Me imagino en pelota picada a todos
Los que veo con gabardina
Memorizo matrículas porque sí
Por si los conductores son unos asesinos y luego
Me veo declarando ante la Policía
Me pongo retos absurdos
            si el agua ha hervido la próxima vez que la mire
            si llego a la esquina antes que la gorda
Que cambiarán mi destino
O me imagino con todo lujo de detalles
Las peores desgracias
Que mi madre se muere
Que cierra la Cruzcampo
Que reponen Cosas de casa

No me gusta hablar de mi vida
Ni de mí
No cometan el error
De confundirme con lo que escribo

Me dan ganas de moler a palos
A los caris a los chiquis a los peques
A los pervertidos que abusan
Todo el rato del diminutivo
Evito los espejos porque me asusto
Porque me niego
Porque ya no no no
                 a lo Amy Winehouse
Me reconozco en ellos
Y si veo un montón de niños saliendo del colegio
Sólo puedo pensar en el momento
En que sean ancianos abandonados
O si tienen algo de suerte
Ya estén muertos

No llevo bien el contacto físico
Pero a veces
Echo de menos un abrazo largo y silencioso
O una respiración entrecortada
Perdida en mi pelo
Un polvo breve

Quién me entiende

Odio el rosa
Y los pájaros
Y a las pájaras
Y los libros de autoayuda
Y las personas constantemente felices
Me revientan
Y todos esos culturetas que hablan
Y no escuchan
Y se empeñan en encasillar clasificar etiquetar
Y sientan cátedra y establecen los márgenes
De lo que es y no Poesía
                             para ellos

Otras veces entro en clase y me dan ganas
De mandarlo todo a tomar por culo
Y decirles a mis niños que el sistema
Que la vida es una mierda
Y que entre estas cuatro paredes
No van a aprender nada importante
Al menos de mí
Que estoy tan perdida
Como ellos con quince
A dos de los cuarenta

Me gustaría tanto poder enseñarles
Cuándo hablar o guardar silencio
Cómo querer a quien debas
Cuándo insistir o dejar marchar
O animarles a inventar algo útil
                       por ejemplo
Unas llaves que no se pierdan

Yo lo único que puedo enseñarles ya

Es cómo reconocer a destiempo
          sin espantarse demasiado
Una mente enferma

 ***

Nací en Sevilla. A los siete años quedé segunda en un concurso de cuentos de mi pueblo. Desde entonces, no he parado de escribir; no para ganar ningún premio (ya entonces tuve claro que aquello sería lo más alto que llegaría en un certamen literario), sino para ahorrarme el psicólogo, porque no entendía el mundo.
    Me licencié en Periodismo y no tardé mucho en darme cuenta de que no servía para ello. Me prepararé las oposiciones de Secundaria, y mi vocación me encontró. Actualmente soy profesora de Lengua Castellana y Literatura en un instituto público. Disfruto hablando con mis alumnos de libros, cine, series frikis y videojuegos, comparto un blog (“Ínfula Barataria”) y he publicado poemas en varias revistas literarias, tanto impresas como digitales.
    Este es mi primer libro.
    Y, como continúo sin entender el mundo, sigo escribiendo.
***
Disponible: 12,48 euros 
 Métodos de pago:
Mediante transferencia al número de Ediciones Liliputienses:ES14 2103 2649 4200 3647 4110 (una vez realizada la transferencia, dinos a qué dirección quieres que te lo enviemos a través de un mensaje al correo elblogliliputiense@gmail.com).

Mediante Paypal